Padres e hijos

Según San Juan Pablo II, en el origen del ateísmo se encuentra la reacción del hombre que huye ante la imagen falsa de Dios que se ha forjado, puesto que ha cambiado la actitud padre-hijo que Dios siempre quiso por una relación amo-esclavo: «El Señor aparece como celoso de su poder sobre el mundo y sobre el hombre; en consecuencia, el hombre se siente inducido a la lucha contra Dios. Análogamente a cualquier época de la historia, el hombre esclavizado se ve empujado a tomar posiciones en contra del amo que le tenía esclavizado»

Juan Pablo II.  “Cruzando el umbral de la esperanza” 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies