Criticar o anular al adversario

La clase política actual se desliza no hacia la crítica sino hacía el hundimiento del adversario. No se busca contrastar las ideas opuestas, sino machacar a los oponentes, por el mero hecho de serlo. Esta actitud  es matonismo. El matonismo político busca destruir la posición, no el argumento. Utiliza la amenaza o el insulto. Quiere avergonzar al adversario y le falta al respeto.

“El crítico -dice el profesor Robert P. George– desea debatir un asunto para tratar de persuadirte o de que veas las cosas desde una perspectiva diferente; el matón quiere que no se debata. El crítico apela a la razón, a tu intelecto y a tu conciencia; el acosador trata de inducirte temor por medio de la amenaza y la vergüenza; quiere intimidarte y que te rindas”.

La clase política española practica demasiado el matonismo y esto es debido a varias razones. La presión interna del partido de hundir al adversario hace que no se escuche el argumento contrario. La presión de la prensa que quiere siempre escándalo hundimiento, bronca.  El temor a no salir en la foto si no se es lo “suficientemente contundente”.

A veces pienso que en España nos faltan muchos años y mucha democracia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies