Consenso y compromiso constitucional

compromisoLa toma de posición de CiU ante el pacto PP-PSOE de reforma constitucional ha sido revolucionaria. Al menos esto parece. Me quedo con la frase de “choque de trenes“.

Esta posición ha de enmarcarse. Periodo preelectoral; electorado votando al centro-derecha desde hace unos años; un PSOE despistado y desnortado; el PSC con ausencia de liderazgo y de ideas. CiU se juega mucho más de lo que parece en estas elecciones. El hecho es que CiU ha apoyado al gobierno Zapatero siempre a cambio de algo. Históricamente, CiU nunca se ha involucrado  en el gobierno de nuestra nación, España, y en cambio ha evitado coaliciones de gobierno con el PSC y especialmente con el PP en Cataluña. Sólo ha “permitido” apoyos parlamentarios. Es paradigmático y ejemplificativo lo acontecido después de las elecciones autonómicas y -aún más- en las municipales. CiU no quiere cogobernar en Madrid y no quiere que el PP cogobierne en Barcelona. CiU -eso parece- prefiere el juego corto sin implicación. Pone siempre algo de su parte pero a cambio de algo. Es el “do ut des”.

De repente, sucede algo por azar. Zapatero imprevisible, es el azar. !Reforma constitucional! Y -agárrate- el PP entra al trapo y acepta la reforma. Ni PSOE ni PP han pedido nada a cambio, que se sepa. Ambos  sacrifican parte de sus intereses y por el bien común, o al menos, lo que creen es el bien común en la actual situación. En estas estamos y CiU queda invitado a participar. CiU, en un primer momento, atisba un pacto contra el autogobierno de Cataluña (HOMS) y luego apela a la soberanía del pueblo catalán (MAS CULELL). Al final pide una contraprestación (déficit al 4 %) y lanza un amenaza: si no me lo dais, doy por roto el consenso constitucional (DURAN i LLEIDA).

CiU  ha tenido una pataleta. Una rabieta que pone sobre el tapete su estrategia política. A esta formación le es difícil  entender que lo que es bueno para España suele ser bueno también para Cataluña.  Esta actitud -obviamente democrática y que tiene su soporte ideológico- es perjudicial para España y para Cataluña. Si CiU considera que limitar el déficit publico en la Constitución es algo bueno, y así lo han dicho, no pueden escudarse en defectos de forma que suenan a excusas de mal pagador. CiU ha perdido una magnificar oportunidad de enseñar a España su compromiso. CiU tampoco se ha comprometido con Europa traicionando su historia y sus ideas. CiU no ha querido comprometerse con todos esta vez.

Cómo en política casi todo es reversible espero que CiU rectifique. Hay tiempo. Si la reforma es buena y el tiempo es de zozobra no es momento de trabar los pactos, crear mal ambiente o simplemente decir que con CiU no se cuente. No. Ahora hay que mojarse por España -por todos-. Esta es la actitud responsable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies