MICHAEL JACKSON

jacksonMe gustó el primer Michael, el de los Jackson Five. En thriller no me mató. Debi de ser de los pocos humanos que no  lo compró. Al final vi en Michael uno de losjackson-221 “zombis” de su disco, como una caricatura de sí mismo. Lo que hacía, los escándolos, su cambio de color de piel, y su  “performance” permanente. Me caia bien Michael,  lo observaba como una araña atrapada en su propia tela.

Nada que decir de su muerte, salvo el deseo de que Dios tenga en la gloria al Rey del Pop. Vienen a mi memoría los versos de JORGE MANRIQUE (muerto en 1479).

así que no hay cosa fuerte,
que a papas y emperadores
y prelados,
así los trata la muerte
como a los pobres pastores
de ganados

Se fué Michael producto de sí mismo, y de la ingeniería mediática del Pop, los royaltíes, y los derechos de autor. Ha seguido el espectáculo desde su muerte. Bienvenido sea el espectáculo para el que le guste. Lo importante  según parece era vender camisetas, y copias de CDs. Bueno, pues quién quiera compre.

El mundo del Pop cada vez me parece más artificial, como el colágeno. Como Michael, todo es plástico, química, foco, y un poco de lagrimón y escándalo.

Lo siento por Michael, al final le perdió  -según parece-  un coqtel de fama, deudas y pastillas. Una pena. Dónde este, estará en paz consigo mismo. Pienso en nuestra sociedad.  Un marciano -de Marte, por supuesto- quedaría sorprendido, incluso alarmado. Se iria volando con su platillo antes de que Hollywood lo descubriera.

Michael descansa en paz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies