Las palabras del Papa en Ratisbona (a propósito del Islam)

islam

En estos momentos de violencia en el Norte de África y en Oriente Medio ha venido a mi memoria el “escándalo” de las palabras del Papa sobre Islam y violéncia.

Las palabras de Benedicto XVI en el famoso discurso de Ratisbona, tergiversadas de forma intencionada, explican la conversación entre el Emperador de Bizancio Manuel II paleólogo y un culto persa sobre cristianismo e Islam.

Hoy estas palabras vale la pena releerlas en el contexto de violencia que viven muchos países que profesan la fe islámica.

En el séptimo coloquio (controversia) editado por el profesor Khoury (es la nota eurudita del autor del libro que cita el Papa), el emperador toca el tema de la “yihad” (guerra santa). Seguramente el emperador sabía que en la sura 2, 256 está escrito: “Ninguna constricción en las cosas de la fe”. Es una de las suras del periodo inicial en el que Mahoma mismo aún no tenía poder y estaba amenazado. Pero, naturalmente, el emperador conocía también las disposiciones, desarrolladas sucesivamente y fijadas en el Corán, acerca de la guerra santa.

Sin detenerse en los particulares, como la diferencia de trato entre los que poseen el “Libro” y los “incrédulos”, de manera sorprendentemente brusca se dirige a su interlocutor simplemente con la pregunta central sobre la relación entre religión y violencia, en general, diciendo: “Muéstrame también aquello que Mahoma ha traído de nuevo, y encontrarás solamente cosas malvadas e inhumanas, como su directiva de difundir por medio de la espada la fe que él predicaba”.

El emperador explica así minuciosamente las razones por las cuales la difusión de la fe mediante la violencia es algo irracional. La violencia está en contraste con la naturaleza de Dios y la naturaleza del alma. “Dios no goza con la sangre; no actuar según la razón es contrario a la naturaleza de Dios. La fe es fruto del alma, no del cuerpo.

Aquí acabo con la cita. La controversia tiene muchas derivaciones. La más evidente es la imposición de la fe por medio de la conquista o de la violéncia. Sin duda, el cristianismo ha hecho su reflexión y ha abandonado métodos inadecuados. Esta reflexión es el Concilio Vaticano II. La pregunta, ¿se producirá en el Islam un fenómeno parecido. Pienso que sí y además creo que este momento empieza ahora. En el próximo post comentare más este tema.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies