No es el Mayo del 68

realistasLas revueltas que desde los año 2005 vienen sacudiendo la vieja Europa me traen a la memoria aquellos sucesos  conocidos como Mayo del 68. Tenía 12 años pero los mensajes del Mayo del 68 marcaron a mi generación. Fue el tardofranquismo; la vecindad de Francia; los veranos en Ibiza junto a los hippies. No sé que fue, pero mi generación (ahora entre 45-75 años) quedo marcada por el prohibido prohibir. Marcuse, Erich Fromm, Jean Paul Sartre, Simone de Beauvoir, Chon-Bendit, Hermann Hesse, Wilheim Reich son iconos de aquella generación.

Las «banlieus», los indignados españoles o las revueltas de Londres no son el Mayo francès. ¿Por qué? Por varias razones. La primera, por qué el Mayo francés era una queja y una revuelta contra un modelo de sociedad intolerante luchaban  contra una esquema moral. El Mayo francés fué el inicio de la revolución sexual y de un cambio en las costumbres de un enrome calado personal y social . Las revueltas actuales no pretenden estos fines. La segunda razón, por qué el Mayo francès era la revolción de los «niños bien», estudiantes de Universidad, los pijo progres que  proclamaban el fin del machismo, el fin de las élites,  a la par que levantaban la lucha de clases cómo método de revolución social. El socialismo, el troskismo, el marxismo o el leninismo -sin dejar de lado el anarquismo- eran las ideologías que «ilustraban» el Mayo frances.

Las revueltas de Londres -por indicar las últimas- tienen otras prioridades. Los «gamberros» -en mi opinión es lo que son-  saquean tiendas, roban ropa y calzado, sustraen televisiones y otros aparatos multi media. Son desempleados, muchos ni estudian, ni trabajan; otros estudian o trabajan pero se quejan de que el Estado no les da los que les promete. Son el producto inane de la sociedad del bienestar. Es la generación del «give me».

Me quedo con el Mayo del  68. Fué una revolución.   Centrada en ideas: !seamos realistas: pidamos lo imposible! !Prohibido prohibir! !La cultura es la inversión de la vida! !La acción no debe ser una reacción, sino una creación!  Son las frases del Mayo francés. Hay muchas diferencias con las revueltas actuales de nuestra sociedad occidental. Ciertamente hay un común denominador y no es otro que un sentimiento de frustación y una exigencia de cambio pero la alternativa del Mayo francés era mucho más fresca, más franca y más divertida. Sucesos como la «banlieu» francesa del  2005 o la  reciente revuelta inglesa dejan como recuerdo violencia, muerte de inocentes, robos y saqueos.  No se puede dejar de tomar en consideración los sucesos recientes. La democracia tiene puntos débiles y es perfectible como todo lo humano. La política ha sido en parte responsable de una crisis económica que ha zarandeado al occidente opulento y lo ha postrado en el paro y la miseria. Tomemos buena nota de lo que esta pasando pues las promesas incumplidas, la política de los derechos sin obligaciones o el todo vale tienen un efecto a la larga muy nocivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies