Crónica del confinamiento. Otra vez sobre la independencia

 

 

Estos días he redescubierto a la Fundación Juan March en su canal de “you tube”.  He vuelto a escuchar el video “Los independentistas”. Los interlocutores son Ignacio SÁNCHEZ CUENCA (Madrid, 1966), sociólogo y profesor universitario. Junto a él,  ANDRÉS DE BLAS (San Sebastián, 1947) catedrático y especialista en nacionalismo. Sánchez-Cuenca justifica el auge de los nacionalismos con el actual globalismo ya que favorece las congruencias entre las preferencias locales y los consumos nacionales.  El coste oportunidad de crear un Estado más pequeño hoy es menor -afirma.

En el caso del nacionalismo catalán SÁNCHEZ CUENCA se alinea con la tesis del TS del Quebec. Resumido, se trata de consultar a Cataluña sobre si quiere o no la independencia. En el caso, de qué exista una mayoría suficiente la conclusión es que obliga que negociar. En suma, en términos democráticos se obliga a pensar como puede procesarse una reclamación de independencia. Añade, que el debate no puede nuclearse sobre si la Constitución admite o no la autodeterminación, sino que es más amplio. Hay que buscar soluciones más amplias y creativas. Se muestra favorable a que se realice una consulta o un referéndum para saber qué piensan los catalanes. En el caso de que se produjere aboga que si más del 70 % de la población quiere la independencia la cuestión obligaría a negociar. No obstante, pone esta como última y extrema solución.

DE BLAS sostiene la tesis clásica de defender el Estado de Derecho y que el derecho de autodeterminación internacionalmente no se reconoce en el ámbito internacional en supuestos como el catalán. Insiste que la solución es debatir socialmente sobre los pros y contras de la independencia y no se muestra proclive a la realización de una consulta.

DE BLAS sostiene la tesis clásica de defender el Estado de Derecho y que el derecho de autodeterminación internacionalmente no se reconoce en el ámbito internacional en supuestos como el catalán. Insiste que la solución es debatir socialmente sobre los pros y contras de la independencia y no se muestra proclive a la realización de una consulta.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies